Pollo Glaseado al Tamarindo
con Puré de Cebolla


El corazón salta al vacío sin importar si es solo un trozo más allá de la piel, se deja ir en sensaciones que se despiertan como la primer mañana de diciembre, se desliza al compás de su sonrisa, su mirada es la esperanza que late entre las montañas.  Viaja entre los sueños, abrazando el camino que se abre lleno de ilusiones, de energía que vibra sin doble cara, se entrega suavemente en el suspiro de un beso... es el corazón cantando en total  libertad.


Sonando bajito..."Canta corazón".



Pollo al tamarindo.

Ingredientes:


  • Media pechuga de pollo.
  • Glaseado de tamarindo.
  • Sal y pimienta.
** Extras: hilo de cocina, mecate, previamente humedecido.

Ingredientes Alternativos:
  • 1 berenjena o portobello grandes, en lugar de atarlos al momento de dorar, se hacen unos cortes superficiales de forma horizontal y vertical para formar cuadros y los asamos, luego untamos con el glaseado de tamarindo y damos un golpe de horno fuerte antes de servir.


Preparación

  1. Atar la pechuga de pollo para darle forma (seguro que ustedes se van más "derechitos" que yo, al hacer nudos :-/).
  2. Salpimentar y dorar por todos lados en una cacerola con un poco de aceite.
  3. Retirar y barnizar con el glaseado de tamarindo generosamente.
  4. Hornear por  15-20 minutos a 180ªC.
  5. Retirar del horno y dejar reposar la carne unos minutos antes de cortar en rodajas.
  6. Servir acompañado de glaseado de tamarindo y puré de cebolla.




Glaseado de tamarindo.

Ingredientes:


  • 1/4 de tamarindos frescos (pueden usar pulpa ya procesada de tamarindo, sin azúcar).
  • 1 trozo mediado de jengibre fresco cortado en cubos pequeños.
  • 3 ajos japoneses o 1 diente de ajo común.
  • 30 ml. de miel de agave.
  • Chile piquin.


**Como ingrediente alternativo, sino encuentran tamarindos, pueden usar piña, que no esté muy madura, un cuarto de la pulpa de piña será suficiente.

Preparación:
  1. Retirar la cáscara de los tamarindos y las venas. 
  2. Colocar en una cacerola y cubrirlos con agua, cocer a fuego bajo por veinte minutos. 
  3. Pasar por un colador fino, presionando con  una cuchara para extraer toda la pulpa del fruto. Reservar.

  1. En una sartén, sofreír los ajos y el jengibre finamente picados, una vez que empiecen a caramelizar, agregamos la pulpa de tamarindo y dejamos cocinar un par de minutos mezclando suavemente.
  2. Incorporamos enseguida la miel, bajamos el fuego y dejamos cocinar hasta tener una mezcla espesa, retiramos del fuego, salpimentamos y agregamos chile piquín al gusto. 




Puré de Cebolla.

Ingredientes:
  • Dos cebollas medianas.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • 1 chorrito de sake, pulque  o vino blanco seco.

Preparación:

  1. En una sartén a fuego medio, agregar aceite de oliva y las dos cebollas en trozos medianos, hasta caramelizar, entre más caramelizadas estén, más doradito quedará nuestro puré.
  2. En ese punto agregar el chorrito de pulque, sale o vino, dejar evaporar y hacer puré  las cebollas con un procesador de mano o en un mortero.
  3. Vaciar a un recipiente, dejar caer un hilo fino de aceite de oliva, sal de mar y pimienta al gusto. Reservar.







El pollo y yo tenemos una historia muy antigua de desamores y encantamientos frustrados,  desde que tengo memoria nunca ha estado entre mis carnes favoritas.  En casa les fascina, de la forma en que se los ponga, lo devoran.  Esta vez, quise hacer algo diferente para una  cena informal y  muy especial, así que aprovechando que llegaba el mes para la propuesta de "Rústica con Botas" , puse  manos a la obra.

Los  ingredientes principales que Raúl propuso esta ocasión, fueron  el pollo, pavo o ternera y cebollas,  como ingredientes abiertos especias,  hierbas aromáticas y miel.  Además  de un ingrediente secreto, que este mes,  juega un papel importante...yo elegí uno de mis frutos favoritos: el tamarindo.

El resultado fue estupendo y sorprendente para mi y mis invitados, la pechuga de pollo cobijada por el glaseado agridulce de tamarindo, crocante en la superficie y tierna por dentro,  acompañada de un puré de cebollas caramelizadas,  con un toquecito de romero fresco y algo más del glaseado de tamarindo por encima,  fueron  un juego de sabores que se fundían uno contra el otro en boca.   Una receta que lo mismo vale para una cena ligera e informal, que como aperitivo más contundente.

Siento que el pollo  y yo iremos poco a poco reconciliando diferencias y quizás logremos enamorarnos sin remedio entre sabores y sensaciones.   Espero que disfruten y se animen a probarlo pronto. No se olviden de pasar por el blog de el Oso con botas, para ver que delicia nos regala este mes.


Que tengan un inicio de semana lleno de buena vibra y mucha energia!!

33 comentarios

  1. Estoy segura que debe estar muy rico este pollo, no he cocinado nunca tamarindo y lo he visto pocas veces y no recuerdo donde, encambiomlo he visto en varias revistas de cocina. Seguro que aporta protagonismo a este fantastico plato. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Tu propuesta de momento me parece embriagadora...me encanta ese contraste con la acidez del tamarino (que descubri hace poco con el reto Ghandi!) glaseadito en el pavo.... Y ese puré de cebolla bien delicioso...
    Una receta sencilla pero reina de un menú que puede dejarte muda...gracias Mayte, por devolvernos a veces los básicos, la esencia.
    Una vez más me quito el sombrero!!!!! Besos!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. esta si que siiiiii, que la hago si o si wapa!!!
    que pinta, por favor!! artista!

    ResponderEliminar
  4. Simplemente impresionante, me encanta ese contraste de dulce y salado. Has convertido un plato sencillo en algo digno de una mesa vestida para las fiestas que se aproximan.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Espectacular Mayte... es la primera vez que veo tamarindos, no tenía ni idea de su existencia, pero el pollo parece delicioso.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Y digo yo que algún día compartiremos mesa, no sé si nos servirán un pollo glaseado tan rico cómo el tuyo o una tagine de ternera, sea lo que sea disfrutar mucho de tú compañía más de del plato, seguro. Mientras me quedo en tú cocina, con tú receta y este glaseado que me ha dejado con la boca abierta.
    Gracias por ese mensaje tan bonito que le dejaste a nuestra linda Juana para mi, te envío un gran abrazo y muy "buena vibra" para ti también.
    Feliz semana, bella
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Mayte que buena pinta tiene ese pollo, me ruge el estómago... Y con ese puré y esa salsita, mmmm! Delicioso! Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta estos retos vuestros, os crecéis con ellos y nosotros leyéndoos ¡claro! alguna vez he visto tamarindos y no los he comprado porque no sabía qué hacer con ellos, la próxima vez los cogeré y hare ese glaseado, tengo mucha curiosidad =)
    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  9. Niña, si esto es lo que sirves en una cena informal... qué será en una formal!
    Aplausos!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que rico mmmmm solo con verlo me he quedado boquiabierta así que si lo huelo tambien, babearia, que pinta madre mia!! tomo nota
    Besos

    ResponderEliminar
  11. yo tampoco he cocinado nunca tamarindo pero viendo la receta y las fotos debe de ser sublime¡¡
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Mayte un día necesitas decirme como sacas tus fotos.. son increibles.. no hay palabras!!!!!!! Un besazo X

    ResponderEliminar
  13. Como siempre, unas fotos preciosas, Mayte! Me ha encantado tu manera de preparar el pollo, te ha quedado fantástico! Pero ese puré de cebolla lo tengo que probar en cuanto antes! Tiene unas pintas inmejorables...
    Un plato increíble!
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. No tenía ni idea de cómo se extraía la pulpa del tamarindo!!!!! Y qué curioso es! Nunca he tenido uno entre mis manos; sólo he comprado pulpa de tamarindo. Me he quedado babeando!!! También con esa báscula que si Marc la ve... Preciosa!
    La receta me parece una delicia, con muchísimo contraste, como nos gustan en casa.
    Muchos besitossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  15. Que exquisitez, preparas unos platos que entran ganas de salir corriendo para tu casa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Querida Mayte !
    Como no vas a terminar sucumbiendo al pollo, seguro que te ha hecho ojitos , con ese buen porte que tiene difícilmente resistirse a sus encantos. Has hecho bien en ceder jaja.
    Besinos preciosa.

    ResponderEliminar
  17. Ya sé yo que el pollo y tú teneis una relación de amor-odio...pero has cocinado una auténtica maravilla, irresistible para los amantes de esta carne... Entre los que me encuentro...Adoro tu cocina Mayte, en serio!!!

    ResponderEliminar
  18. Vaya propuesta la que te has marcado Mayte. Estoy salivando solo de imaginarme esa acidez y dulzura del tamarindo mezclada con el jengibre y el ajo. Y, esa pechuga donde me la dejas, como para no devorar esas dos últimas fotografías. Me encanta el tamarindo y usarlo en recetas saladas es todo un acierto. Aquí es difícil encontrar buen tamarindo, tienes que ir a tiendas orientales para comprar un paquete que venden al vacío con la pulpa y las semillas ya peladas que no esta mal y el que compras en algunos supermercados es muy, muy malo. Mayte, has sido un año estupendo y sobre todo lleno de platos deliciosos ahora nos tocará prepararnos para el 2014. Un fuerte abrazo y que las semanas siguientes sean tranquilas y llenas de muchas cosas buenas -lo de tranquilas por decir algo pero nunca lo son y sobre todo las últimas del mes- ;).

    ResponderEliminar
  19. Me encantan tus propuestas y tu manera de contarlas a través de tus fotos. te ha quedado fantástico!
    un besote
    Letizia

    ResponderEliminar
  20. Por lo que veo por los comentarios no soy a la única que le pica la curiosidad con el tamarindo.
    Es una pasada venir y ver cada imagen, cada momento preciso de la preparación, cada paso... cada palabra.
    Sabes que no solo me gusta comer contigo, me gusta charlas contigo y escuchar tu música.
    Me declaro abiertamente tu fan incondicional.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  21. Tus recetas son una fiesta y un viaje para los sentidos.
    besos

    ResponderEliminar
  22. Qué poco se usa aquí el tamarindo, lo he probado en restaurantes y es una delicia, igual que tu plato.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Mayte linda, qué recetón!! Tiene unos ingredientes que desconozco pero tengo curiosidad y se ve tan bueno que probaría ahora...
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  24. Que ricura!!! Me encanta la salsa de tamarindo, pero esta presentación con puré de cebolla debe ser un espectáculo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Hola Mayte!
    No sabes cómo he disfrutado con tu receta, viendo esas fotos tan bonitas, leyendo la receta, tooodo, desde el inicio hasta el fin!
    Me encanta el pollo combinado con el delicioso sabor del tamarindo y eso que no soy muy de pollo, no sé que me pasa que sólo me gusta en algunas recetas y éste receta tuya me fascina, me la guardo, que a la siguiente, lo haré igualito que tú!
    Un beso, bonita y que tu semana sea perfecta!

    ResponderEliminar
  26. Acabo de conocer tu blog y ya soy fan. A partir de ahora te sigo la pista, un saludo!!

    ResponderEliminar
  27. Muchas Gracias a tos@s por sus comentarios, me llenan de energía y luz, tengo el tiempo contado, pero espero pronto darles una sorpresa!

    Mucha buena vibra a repartir!!

    ResponderEliminar
  28. Me encanta todo!!!...me lo estoy saboreando, mil gracias por esa energía y luz que transmites, Mayte :)

    ResponderEliminar
  29. Ese pollo se sale de la pantalla y me hace salivar ja ja.....en serio impresionantes las fotos e impresionante el plato.
    Un beso y sigue con esa energia y esa luz que consiguen que hagas platos como este.

    ResponderEliminar
  30. Me encanta el pollo, y tan especiado tiene que quedar buenísimo y muy original. Fantástica receta!
    Marta

    ResponderEliminar
  31. Que delicia de plato, quien se puede resisitir?? yo noooo
    Bss

    ResponderEliminar
  32. Qué delicia, Mayte.
    No conocía el tamarindo, pero si lo puedo sustituir por piña, me hago una idea del contraste de sabores.
    La canción me requetechifla, aquí estoy cantando como una posesa!!!
    Y las fotos, son preciosas, como ya nos tienes acostumbrados.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  33. Lo he pasado en grande viendo tu POLLO, descubriendo el TAMARINDO, que además forma parte de una de mis películas antíguas preferidas: LA SEMILLA DEL TAMARINDO... Omar Shariff y Julie Andrews.
    Que sabor tan especial debe tener MAYTE, me encanta todo, la CEBOLLA, LAS FOTOS, tu ESCRITO; en tu espacio, nada tiene desperdício.
    MIL BESOS TESORO!!!

    ResponderEliminar

 Instagram

2010- © RÚSTICA|Todos los Derechos Reservados
Términos y Condiciones| Política de Cookies