Crostini de higos glaseados con queso

domingo, 28 de agosto de 2016

La tarde anuncia el bamboleo de los árboles, se mecen suave, su ritmo es el del tiempo que devora memorias.  Las sensaciones se sientan a nuestro lado,  se deslizan por los sentidos y se adueñan de cada cosa que nos rodea.  Conjugan en una sola palabra  que  la certeza llena de luz, cada recoveco en nuestro interior. 

Agosto va desfalleciendo en sus últimos días, laguidamente se entrega a los sueños que no parecen terminar.  Murmura al viento que todavía hay posibles encuentros,  si la fe y los sentimientos que se despiertan cada mañana en un simple cruce emociones sigue siendo un... sí. 

 Sonando bajito..."Back to you".
Higos glaseados.

Ingredientes:
  • 250 gramos de higos maduros.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 80 gramos de azúcar morena.
  • 1 cucharada generosa de jugo de limón.
  • Lícor de vainilla al gusto. 
  • 1 queso camembert pequeño.
  • Pan de tocino. (Pueden usar el de su preferencia).
Preparación:
  1. En una cacerola fundir mantequilla, azúcar y jugo de limón, a fuego lento, hasta tener un sirope.
  2. Cortar los higos por la mitad y colocarlos boca abajo, por la parte carnosa, dejar un par de minutos hasta que tomen sabor y color. Dar la vuelta y flamear con el lícor de vainilla.
Armado.
  •  Tomar rebanadas del pan de tocino, untar con un poco del glaseado, colocar un trozo de queso y un trozo de higo.
  • Bañar con un poco  del glaseado de los higos y servir de inmediato.
** Pueden servir el queso en una tabla, coronado con las mitades de higo, trocear el queso en porciones y el pan a un lado, si es algo más informal.











Pan de tocino.

Ingredientes:
  • 250 gramos de harina todo uso (o la de su preferencia, sin gluten, integral, etc.).
  • 150 gramos de tocino frito/horneado y troceado grosamente.
  • 10 gramos de aeeite de oliva.
  • 80-10 ml. de agua tibia(la cantidad puede variar , si usan masa madre, será menor cantidad).
  • 8-10 gramos de levadura seca  (o 120 gramos de masa madre hidratada al 100%).
  • Pimienta al gusto y una pizca de sal, si fuese necesario.
Preparación:
  1. En la mitad del agua tibia, disolvemos la levadura seca, para "activarla" estará lista cuando suba como la espuma de cerveza. 
  2. Mientras sube la levadura, formamos  un "volcán" con la harina y al centro colocamos el tocino, aceite y pimienta, mezclamos. En ese momento incorporamos la levadura disuelta en agua (o bien, si estamos usando masa madre, este es el momento de incorporarla).
  3. De a poco vamos añadiendo el resto del agua tibia, hasta tener una masa flexible. Amasamos hasta que la masa este suave y elástica.
  4. Formamos una bola, y la cubrimos con un paño hasta que doble su volumen.
  5. Una vez pasado el tiempo de reposo, desgasificamos, con el dorso de la palma de la mano, hacemos un hueco horizontamente sobre la bola de masa. Luego unimos cada lado que separamos con un "pellizco" para unirla de nuevo.
  6. Rodamos con las palmas de las manos, haciendo presión al llegar al final del rollo de masa, para darle forma  y que el pliegue quede por debajo. Cubrimos de nuevo y dejamos levar de nuevo por media hora. Pasado el tiempo, "greñamos"/hacemos las marcas que deseeemos y horneamos a 220ºC por 20 minutos, hasta que este ligeramente dorado y suene hueco por la base.
  7. Dejar enfriar antes de cortar en rebanadas. Reservar.








 
 

Hace un año que no probaba higos. Fue una larga espera, pero he tenido paciencia y éste año he logrado tener en mis manos estas delicias con una historia llena de belleza y misticismo. La higuera viajo desde Europa hasta llegar al Continente Americano para seducir y conquistar a todos con sus propiedades, su  sabor y delicado aroma, que embriaga, como los mejores momentos. 

Así que para celebrarlo, necesitaba hacer algo sencillo, que no cubriera su sabor, sino que lo potenciara, para poder disfrutar de su carnosidad y dulzura en un punto justo. 

Nada mejor que un clásico.  Un buen queso camembert  ha servido de pretexto para glasear en un par de minutos los higos y colocarlos sobre un pan de tocino que sirve de cama, para este romance entre los higos y yo. Espero que lo disfruten y se atrevan a disfrutar de los últimos días de agosto, de sus contraluces y de los buenos recuerdos que deja el verano en la piel. 

 ¡Mucha buena vibra para su semana!

4 comentarios

  1. Wowww tiene que estar de vicio este crostini, un contraste de sabores sin duda alguna delicioso y con ese pan de tocino ...mmm de 10,besos

    ResponderEliminar
  2. QUE BIEN LUCEN TUS CROSTINI!!!
    Con esa mano delicada para convertir en oro todo lo que tocas, una se siente transportada a tu cocina y se ve alargando la mano para coger una tostada y saborearla lentamente.
    Espero que tus días estén tan llenos de MAGIA como siempre.
    TE MANDO UN ABRAZO ENORME :)))
    Conxita

    ResponderEliminar
  3. El romance es el que tienes tú con tod@s nosotr@s querida Mayte, me enamoras cada vez que publicas, jajaja que nadie piense mal, es increíble la que organizas con unos higos, desde luego esta receta copiadísima, ese pan de tocino, ese prefermento, esas fotos, ufffffffffff delicioussss, siempre me haces sonreir, bsssss

    ResponderEliminar
  4. Delicioso pan y estupenda combinación, canción deliciosa, fotos adorables,
    besos!

    ResponderEliminar

Instagram

2011- © RÚSTICA | Todos los Derechos Reservados
Términos y Condiciones| Política de Cookies