Día de Muertos



Se desvanece el cuerpo entre  el campo de las flores que aguardan su llegada, el sol se abre apenas en la triste memoria de aquellos que nos esperan, risas, llanto, vida y amor se entrelazan entre colores radiantes símbolo de la despedida.  La tristeza es la máscara de los que quedan en silencio tras la partida del que se ama, cada alma se va convencida de la felicidad eterna dispersada en el universo, fuerza eterna que permanece en el corazón de quien se queda, ofrenda de luz para los que vuelven libres de culpas a visitar sus amores, de tu mano vienen, como mariposas que vuelan llenas belleza.



Nitlayokoya, niknotlamatiya san, nitepiltsin Nesaualkoyotl xochitika ye iuan kuikatika nikimilnamiki tepiluan, ain oyake, yejua Tesosomoktsin, o yejuan Kuajkuajtsin.
Estoy triste, me aflijo, yo el señor Nezahualcoyotl con flores y con cantos, recuerdo a los principes a los que se fueron a Tezozomoctzin, a Cuacuahtzin.


"Estoy triste".
Nezahualcóyolt


La muerte en México es la celebración en vida de los que nos han dejado, de aquellos que con su fuerza y esperanza nos enseñaron a llenar nuestros momentos de luz, de sonrisas, de amistad, de amor y fidelidad, no solo a nuestras costumbres, sino a nosotros mismos y la forma en como enfrentamos la vida.  Para mis antepasados indígenas las muerte no era algo negativo, no se consideraba a alguien digno de ir al cielo o al infierno, para ellos solo éramos almas con un destino que estaba dictado según nuestro comportamiento en vida.

Y es mucha de esa cultura antigua la que mis abuelos, personas de campo, con un fuerte pasado prehispánico me heredaron, no hay castigos o premios, solo vida y muerte, una indisolublemente unida a la otra y es en esta vida dónde nuestro día a día definirá el lugar a dónde pertenecemos más allá de la muerte.


Con la llegada de los españoles a México, se entrelazaron las costumbres prehispánicas con las cristianas,  los sacerdotes ante la fuerte influencia de nuestros antepasados, tuvieron que dar paso a las costumbres  más antiguas, para llegar a la espiritualidad de los indígenas, fue así como surgió un catolicismo muy "a la mexicana", para que su religión fuese aceptada por la mayoría de los pobladores de esos tiempos en mi tierra.   Así se comienza a festejar en México  día de los fieles difuntos, llevando ofrendas como el pan de muerto y las calaveras de azúcar.

Con el  paso del tiempo se llega a la celebración del día de muertos, con la mezcla de las costumbres españolas y las mexicanas, dejando de ser una festividad para convertirse en una celebración a la muerte.  Las celebraciones abarcan desde el 31 (algunos dicen que desde el 30) de octubre hasta el 2 de noviembre, siendo el último día del mes dedicado a las almas de los niños y los inocentes, el día primero es el día de todos los santos, se celebra a los que llevaron una vida llena de serenidad y paz, así como a los pequeñitos. 

El día dos se celebra a todos los muertos, exceptuando a los que murieron días antes porque se considera que no tuvieron el tiempo para pedir permiso y asistir a la celebración, mi abuelo decía que se quedan a la espera de los demás, en los que algunos llaman purgatorio, yo no lo sé de cierto.  Lo que si sé, es que las almas vienen esa noche libres, para disfrutar junto a los vivos de su memoria y de su compañía, los que quedamos por este mundo físico, adornamos altares, cocinamos, o disponemos ofrendas con dulces, y diversas cosas para que acompañen a nuestros muertos en su camino tras la muerte.

Una de las celebraciones más hermosas y místicas a la muerte, se lleva a cabo en Michoacán, la tierra de mis abuelos maternos,   la celebración  más bonita (para mí), es en Janitzio, un pueblito lleno de encanto que e se viste de gala, luces, y costumbres para celebrar a los muertos.   Desde el lago de Pátzcuaro se pueden ver las miles de luces que alumbran el camino de los almas,  hacía la celebración de los vivos y sin duda es uno de mis lugares favoritos en todo el mundo, no solo para vacacionar (cuando se podía hacerlo),  sino  para sentir el significado de nuestra celebración profundamente, muchos recuerdos me unen a  Michoacán, muchas personas amadas que se fueron antes que yo.



En casa desde pequeños hemos convivido con las celebraciones a la muerte, no solo las de mi tierra sino las extranjera como Halloween,  cuyo origen no es tan pagano como se cree.  Mi madre siempre decía que no importaba la forma de celebrar a los que no están, sino el sentimiento con que se hace, conocer las costumbres y el porque de cada ritual y para mi siempre ha sido especial la mezcla de culturas y las enseñanzas que otras personas aportan a nuestra vida, sin que eso afecte nuestra propia identidad y costumbres.

Una de las cosas que más disfrutábamos era poner el altar de muertos,  salir al mercado a comprar las flores, el incienso, la mirra, el copal,  preparar la comida favorita de los que no estaban, hornear el pan de muerto y dejar el chocolate listo, para comenzar la celebración al volver del panteón.  Cada año, recibimos  a los que ya no están en el mundo, pero si en nuestras almas.

El altar es la representación de los pasos que los muertos dan tras la muerte, y se llena de ofrendas, de papeles de colores, flores y dulces, de bebidas para que se refresquen a su vuelta, pero sobre todo de mucho cariño, mi familia siempre dispone un altar de un solo nível, pero los más grandes tienen siete niveles, esos altares me recuerdan a mi Padre cuando me leía    la divina comedia, mientras lo acribillaba a preguntas sobre la vida y la muerte, de aquellos tiempos en que parecía ante mis ojos un héroe azteca inmortal.


Cuando eres pequeño no comprendes el significado de la muerte, para uno es la ausencia de alguien a quien se ama y duele, con el paso del tiempo, aprendemos que es solo un camino más que hay que transitar y que los muertos siempre nos acompañan en nuestros actos y sentimientos, son todo aquello que hacemos en su memoria y así permanecen en el alma.  Mi abuelo paterno decía que cuando muriera, el sería el viento que acariciaría mis coletas, o los girasoles que dan vuelta al sol y que tanto me gustaban cuando corríamos por el campo, y yo lo siento así, aún después de tantos años.  

Las flores siempre  han sido uno de los símbolos más fuertes en mi tierra y en el día de muertos es una tradición que  la flor de cempasúchil, acompañe su camino.  Las tumbas durante estas celebraciones, se adornan con sus colores, es conocida como la flor de las veinte flores,  porque  nace de la muerte y regala vida a través de su color.

Esto es solo un pequeño recorrido por el gran significado de la muerte en mi tierra, es parte de mi, de mi familia, de mi sentir y lo comparto con ustedes a través de imágenes sencillas como canto a todos aquellos que en cuerpo se han ido, pero que permanecen para siempre en nosotros.  Hoy como cada año tomaremos una taza de chocolate de metate y un trozo de pan de muerto, junto a aquellos que en espíritu nos visitarán antes de volver a su destino.




Niqitoa ni Nesaualkoyotl: ¿Kuix ok neli nemoua in tlaltikpak? An nochipa tlaltikpak: san achika ya nikan. Tel ka chalchiuitl no xamani, no teokuitlatl in tlapani, no ketsali posteki. An nochipa tlaltikpak: san achika ye nikan.
Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: ¿Acaso deveras se vive con raíz en la tierra? No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí. Aunque sea de jade se quiebra, aunque sea de oro se rompe, aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí.


"Yo lo pregunto", 
Nezahualcóyotl.


Que tengan un fin de semana muy especial, que sus recuerdos y costumbres, los acompañen siempre con serenidad y mucha buena vibra.

23 comentarios

  1. Uno de los post más hermosos que he leído nunca Mayte...me ha llegado muy adentro la poesía y el significado de tus palabras y fotografías. Al mismo tiempo que el color y la luz, me han aportado alegría de vivir.
    Cuesta imaginar hoy en día un padre que lea la divina comedia a una niña de trenzas pero seguro que ni él era un padre corriente ni la niña, obviamente lo es. Me han encantado tus palabras conciliadoras con culturas y costumbres. Me encantas tu Mayte, siempre tan hermosa que trasciendes.
    Espero tengas un muy feliz día. Mañana me gustaría hacer un pan de muertos.. a ver si lo consigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Preciosas palabras y más bonitos aún los sentimientos que expresan. Hay una parte de mí que reconoce todo lo prehispánico que hay en tu Tierra. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir tus costumbres con nosotros, Maite.
    Me ha gustado mucho conocerlo.
    Yo también te deseo un especial fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado esta entrada tan instructiva mi niña y es que eres única , gracias por tu buen estar y tu buen hacer siempre.
    Besinos y disfruta del fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Cuánto agradezco que nos escribas crónicas tan detalladas sobre la fiesta que se organiza en torno a esta fiesta. Y es que realmente es así. Y no os bastaba un día de fiesta, no, que cuatro días han de dar mucho tiempo de sí. Queda bien plasmado que la veneración y el respeto que sentís por vuestros seres fallecidos es muy grande, pues de lo contrario, vuestra celebración no sería tan a lo grande.

    Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
  6. que bueno este post ahora sé más que antes sobre este día en Mexico! besos

    ResponderEliminar
  7. Querida Mayte, siempre nos enseñas algo de una forma especial y delicada. Me recuerdas muchas veces a la Baronesa Blixen en memorias de Africa,( me apasiona la película) y como ella empieza a contar sus historias/cuentos que no puedes dejar de escuchar. A tí nunca puedo dejar de leerte. Ya ves hice una copia de tu Pan de Muerto sin conocer la vinculación tan arraigada que tiene en vuestra cultura mejicana. Me has encantado como siempre, bss querida

    ResponderEliminar
  8. Como me interpreta tu relato.....somos almas viajando entre la vida y la muerte....sin pecado ni remordimientos.....tratando de dejar una huella positiva...me encanto!...........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  9. MAYTE QUE BONITO ESCRITO ACERCA DE ESTA FESTIVIDAD; y ACERCA DE LA VIDA Y LA MUERTE..
    Y que BONITO TU POST que auna ELEGANCIA TRADICIÓN Y PERSONALIDAD!!!
    Amiga yo estoy con tus ANTEPASADOS; nuestras acciones en el día a día, definiran como se sentirá nuestra ALMA más allá de la MUERTE; y para ello existe lo que tanto temor inspira.... CIELO, PURGATORIO o INFIERNO...
    Por el momento aún estamos VIV@S y vamos a disfrutar del día
    MIL BESOS MI QUERIDA AMIGA, YA SABES QUE CUENTAS MUCHO PARA MI :))))
    Conxita

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado leer esta historia, mucho
    Besos
    Kris

    ResponderEliminar
  11. Mayte, este sea quizas el mas bello post que te he leído hasta el día de hoy. Pura maravilla! Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Hola preciosa, una maravilla de fotos, de entrada e historia, llena de emociones. En casa también me trae recuerdos este fin de semana y fiesta, sobre todo a mi abuela e ir con mis primas y tias arreglar tumbas, flores, dulces, comidas y sobre todo el cariño con el que en casa siempre se preparaba todo. Hay que conservar estos hábitos, ja, ja eso sí, los peques de mis hermanas han integrado las chuches y los disfraces, tenemos un poco de todo. Un beso grande & disfruta del resto del finde, Teresa

    ResponderEliminar
  13. Mayte una crónica tan detallada sobre la fiesta que se organiza en torno a esta fiesta de los muertos es muy interesante conocerla y desde luego teneis una veneración y respeto a pesar de la fiesta que es admirable
    Buena semana
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Maravillosa eres!!!!..al final conseguí ver tu altar y tus calaveras de azúcar y estoy feliz!!!
    Me gusta esa mezcla de nuestro catolicismo tan "oscuro" por decirlo de algún modo con los colores y tradiciones mucho más vibrantes de los indígenas..está dulcificado y pierde parte de su lado terrible y castigador..me gusta de veras!!!!
    Yo cuando muera también quiero ser viento que mueva las coletas de mis nietas..y estoy segura de que tu abuelo así lo hace..al igual que tu padre..ellos también te llevan y cuidan cada día..a que los sientes????
    Feliz domingo adorada amiga..loviu!

    ResponderEliminar
  15. Qué entrada tan fantástica mi niña!! Me encanta la manera que tenéis de festejar este día,la alegría,los colores...todo!!!
    Me parece precioso lo que cuentas de tu abuelo,yo también lo siento así,se que mis padres me cuidan,que están conmigo consolándome cuando estoy triste y riendo cuando estoy feliz.
    Preciosa mía,eres maravillosa!!!!

    Feliz semana
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Qué precioso Maite! rindes a tú cultura no sólo palabras y dulces, también amor y recuerdos cercanos, nos enseñas parte de tú vida con estilo delicado, gracias por hacerlo todo tan bonito, bella.
    Un beso y disfruta de una linda semana.

    ResponderEliminar
  17. Un placer leerte,Mayte, como siempre...
    Qué bonitos recuerdos, yo no tengo costumbre de esta celebración pero sí recuerdos muy presentes que raviven en momentos señalados. ;-)
    Que disfrutes de la semana, un besazo!
    Aurélie

    ResponderEliminar
  18. Mayte, ayer fui a ver la celebracion mexicana en Los Angeles, no se si viste, posteé un par en mi grupo de arquitectura en FB. Lo disfruté muchísimo. Hasta ahora no he probado ni las calaveritas ni el pan. Ayer estuve a punto de comprar unas calaveritas, y finalmente, tan distraída estuve con los festejos que se me pasó . Un beso,

    ResponderEliminar
  19. Precioso Mayte,para los que estamos fuera leer algo así nos acerca mas si cabe,en una fecha así a todo lo nuestro. los recuerdos de chiquitos no mueren nunca, se agarran a las paredes des corazón y del alma y viven con ellos para siempre. creo qué es los mas bonito del mundo. Aún creo ver a mi abuelito Angel diciéndome... Mira, mira. como las hojitas juegan a la rueda-rueda ....Gracias por compartir estas cosas y por tu vibra ......Que siga la tradición ;)

    ResponderEliminar
  20. Les dejo toda la vibra positiva que cada una de sus palabras me regala, GRACIAS por ser y estar, por compartir conmigo parte de mi mundo.

    Abrazos a repartir!

    ResponderEliminar
  21. Gracias Mayte, gracias por su orgullo de ser mexicana, de sus antepasados, de sus raíces. Dios la bendiga.

    ResponderEliminar

Instagram

2011- © RÚSTICA | Todos los Derechos Reservados
Términos y Condiciones| Política de Cookies