Empanadas de Crema a la Vainilla


En el campo, cuando pasa el invierno y comienzan los primero días de marzo con  lluvias esporádicas y tardes de mucho sol, las noches comienzan a ser más llevaderas.  El viento se vuelve apacible, presagiando que la primavera esta por llegar y aparecen las primeras luciérnagas y grillos de la temporada.   Una de esas noches en las que tomábamos el té frente al jardín de la entrada,   tuvimos una visita inesperada.  Era la mujer del párroco de la iglesia del otro pueblo, nosotros no eramos practicantes ni mucho menos, pero teníamos una política de bienvenida amistosa,  para todo aquél que llegará en paz a la cabaña.  Su nombre era Camilla;  era italiana, pero se asentó en el país desde que sus padres emigraron por cuestiones políticas, cuando tenía catorce años. Era muy alta,  de piel bronceada ligeramente por  las horas bajo el sol, mientras trabajaba en su granja,  poesía ese tipo de belleza atemporal y envidiable, que tenía la costumbre de ir contando historias pastorales sobre usos y tradiciones, mucho más al acercarse la Cuaresma.  La invitamos a pasar y tomar el té mientras nos contaba que muchas de las mujeres de su comunidad, ya estaban elaborando empanadas dulces y saladas, para el recorrido por los templos de la región que se hacía durante las fechas marcadas.  Lo contaba todo con tal detalle y gestos graciosos, que era un disfrute  escucharla hablar con su acento particular y su sonrisa abierta, pasamos un buen rato charlando,  cuando comenzó a refrescar demasiado la noche, se levanto de la silla, tomo su chalina, nos miro agradecida y se despidió.  A pesar de ser una distancia corta,  Sebastian, insistió en acompañarla a su granja.  Cuando él regreso a casa, no llego con las manos vacías, Camilla, nos había obsequiado un tarro de leche fresca y una barra de mantequilla casera.


Sonando bajito..."Home".


CREMA PASTELERA  A  LA VAINILLA

INGREDIENTES:

Crema.
  • 500 litro de leche.
  • 180 gramos de azúcar.
  • 1 vaina de vainilla/extracto de vainilla.
  • 4 yemas de huevo.
  • 50 gramos de fécula de maíz o harina todo uso.
  • 10 gramos de mantequilla.

PREPARACIÓN:
  1.  En una cazuela honda, vamos a poner a calentar a fuego bajo la leche con el azúcar, sin dejar que llegue a hervir.  Abrimos la vaina de vainilla, retiramos las semillas e incorporamos a la leche.  
  2. En un recipiente mezclamos la fécula con las yemas de huevo, hasta que no queden grumos.
  3. Retiramos de la leche infusionada la vaina vacía y calentamos de nuevo a fuego medio bajo.
  4. Tomamos un poco de la leche caliente e incorporamos a la  mezcla de  fécula y yemas,  enseguida vaciamos esta mezcla al resto de la leche en el fuego. Removemos constantemente hasta que espese, sabremos el momento exacto cuando pasemos una cuchara por el dorso de la  pala de madera y se quede marcada la línea. Apagamos el fuego.
  5. En ese momento agregamos la mantequilla y revolvemos para mezclar y fundir la mantequilla que dará brillo y profundidad a la crema.  
  6. Vaciamos a un recipiente, cubrimos para que no se forme una costra y refrigeramos hasta que vayamos a usarla, en este caso yo la he refrigerado, porque la quería más densa   para el relleno.













 
MASA PARA EMPANADAS

INGREDIENTES:
  • 500 gramos de harina todo uso.
  • 20 gramos de azúcar.
  • 6 gramos de sal.
  • 200-250 gramos de manteca de cerdo.
  • 130 mililitros de agua tibia.
     
     


PREPARACIÓN:
  1.  Mezclar harina, con azúcar y sal.
  2. Hacer un hueco al centro e incorporar la manteca, hasta tener una mezcla arenosa.
  3. Agregar de a poco el agua tibia, hasta tener una masa flexible. Amasar unos minutos.
  4. Cubrir con un paño y dejar reposar en frío de 15-20 minutos.



  




ARMADO:
  •  Precalentar el horno a 190ºC.
  • Sacar del frío la masa unos cinco minutos antes de comenzar a usar. 
  • Dividir la masa en porciones de 120 gramos cada una.
  • Bolear cada porción de masa y dejar reposar 10 minutos cubiertas en frío.
  • Después del tiempo de reposo, con un rodillo de amasar, estirar cada bola del centro hacia arriba y luego del centro hacía abajo, hasta tener un tira ovalada de treinta centímetros de largo aproximadamente.
  • Colocar una cucharada de relleno (crema o jalea)  al centro de la masa hacia abajo.
  • Cubrir con la parte que estiramos hacía arriba.
  • Presionar al centro el relleno, para sacar el aire, como se hace con los ravioles.
  • Cerrar las orillas presionando un poco, y repulgar del pico hacia la base de la empanada.
  • Colocar las empanadas en una charola, con una distancia de 2-3 centímetros entre cada una.
  • Hornear de 15-20 minutos, o hasta que doren ligeramente. Recuerden revisar de tanto en tanto, porque cada horno es un mundo con las temperaturas. 
  • Retirar del horno y pasar por azucar avainillada, sacudir con cuidado el exceso de azúcar. Las empanadas por lo regular se toman a temperatura ambiente, por lo cual de un día a otro, están irresisitbles.

ANOTACIONES:
Crema pastelera.
  • El tema de la leche puede ser sustituido como siempre les sugiero por leche vegetal de su preferencia, pueden también sustituir con agua o yogurt. Sí, como leen yogurt, aquí tengo una receta que lo prueba: tartaletas de fresa con crema de yogurt.  
  • El endulzante de su preferencia en lugar de azúcar, desde mascabado, hasta stevia o miel en proporción de 140 gramos.
  • Sino les gusta la crema pastelera, pueden usar cualquier relleno salado que les guste, sin el paso de azucarado, o bien, con jalea de la fruta que más les guste.
Masa.
  • Harina, la de su gusto, he hecho algunas con harina integral y salvado,  que quedaron buenísimas. Así que la imaginación es el límite.
  • El líquido es proporcional al tipo de harina, recuerden que las harinas de granos más enteros o integrales, necesitan un poco más de hidratación. De cualquier forma, vayan de menos a más.
  • La grasa, el tema controversial de todas las recetas, si están ahorrando calorías o ingiriendo cantidad menor de grasa, es sencillo, pueden sustituir la manteca de cerdo, que es la tradicional que se usaba en la antiguedad, por manteca vegetal(la que menos recomiendo, pero ahí esta la opcion), manteca de cacao, manteca de coco o aceite vegetal en la misma proporción. O bien, hacer una mezcla de aceite y la manteca que prefieran. Lo dejo a su gusto y elección.














Las empanadas son un clásico durante marzo y abril en México por la Cuaresma, y podemos encontrarlas en cualquier panadería, fuera de las iglesias y puestos callejeros regados por toda la ciudad.  Hasta el año pasado use esta receta y armado,   pero no me convencía del todo, así que encontré la original, a la vuelta de casa, en la panadería de toda la vida y me enseñaron el estirado correcto y repulgado de la masa, sin tanto enredo. De las empanadas se cuenta que fueron los moros quienes llevaron a España  esta delicia, y luego ellos la trajeron a México.  Nosotros las adpotamos muy  pronto  y se convirttieron en un postre  elaborado mayormente por de monjas de la Concepción.  Las monjas no  solo elaboraban empanadas dulces, sino saladas con rellenos de pescado entre muchos, y se cree que fue por eso que se comenzaron a elaborar para los días de Cuaresma.  En la actualidad, los rellenos son infinitos desde atún, salmón, chile poblano y queso,  ate, jaleas de todas las frutas, cremas saborizadas con piñon, pistache o vainilla, así como la preparación de las masas,  que van desde las hojaldradas hechas con mantequilla,  hasta la tradicional elaborada con manteca de cerdo.  Sea cual sea su gusto en empanadas, espero que disfruten de esta receta y que su semana venga llena de la mejor vibra posible.

11 comentarios

  1. Preciosa entrada y me ha encantado más todavía esta pequeña historia del final. Da vértigo y da que pensar que algo que hace miles de siglos una cultura de oriente trajo a este país, y que luego este país la importara a un país del oeste. En realidad..qué es dónde? Me impresiona y me ayuda, cuando pienso que el mundo es una mezcla maravillosa, que nada es de nadie... es un mundo universal y lo que ello le ha permitido. Sin WhatsApp, sin video...una receta tradicional de Oriente se trasladó a Occidente ... impresionante! En cuanto a estas empanadas....hay que probarlas...preciosas fotos del paso a paso. Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y compañia siempre preciosa!!

      Eliminar
  2. (miles de siglos.....) exagerado sin duda alguna..jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Que bonitos recuerdos me has traído!!! Estás empanadas se ven deli, y puedo prepararlas sin problema aquí. Gracias Mayte, besos!!

    ResponderEliminar
  4. Me han encantado! Qué delicia!
    Nunca he probado empanadillas rellenas de crema, pero es que suena delicioso!
    Anoto la idea!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, animate que son una ricura!

      Eliminar
  5. Una receta espectacular, me recuerda mucho a un postre que comí en Madrid, los bartolillos, aunque en ese caso son fritos. Preciosas fotos!!

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, espectacular...y rellenas de crema que me muero....
    Qué delicia Mayte..
    Besos reina

    ResponderEliminar

 Instagram

2010- © RÚSTICA|Todos los Derechos Reservados
Términos y Condiciones| Política de Cookies