Tamales de queso y chile poblano


La emociones van despertando, un letargo largo y necesario se hizo presente bajo la piel,  como silencio violento que necesita serenidad para volverse murmullo que acuna y protege cada vivencia del día a día.  El tiempo se hizo presente y las horas se hicieron cómplices de momentos inolvidables, de sensaciones que viajan entre las mareas y se acomodan despacito, junto al corazón, cuentan historias y las hacen eternas, junto a las miradas llenas de cariño y  abrazos que bordan lazos a través del tiempo y la distancia.

Sonando bajito... "Unforgettable".





Masa
(Para 5 tamales grandes -10 pequeños)

Ingredientes:


  • 500 grs. de masa de maíz (Paso a paso de como hacer la masa aquí)
  • 220 grs. de manteca de cerdo.
  • 1 cdita. de sal.
  • 1cdita. de levadura química(royal).
  • Hojas de maíz previamente hidratadas.




Preparación:


  1. Batir la manteca hasta que tome un color blanco.
  2. Incorporar a la masa y batir por 10 minutos.
  3. Agregar la sal y el royal.
  4. Reservar.
  5. Hidratar las hojas de maíz en agua tibia unos minutos hasta que estén suaves y puedan doblarse. Retirar el exceso de agua y reservar cubiertas con un paño húmedo.





Relleno

Ingredientes:


  1. 1 chile poblano, previamente desvenado y cortado en "rajas"/julianas. (Pueden usar pimiento rojo, si no lo encuentran o les resulta picante, para la #cenaotoñal yo utilice el pimiento).
  2. Queso fresco cortado en porciones: oaxaca o adobera.  (Pueden usar cualquier queso fresco,  o un queso que funda como el gouda, manchego o mozzarella).







Montado.

  • Tomar una hoja de maíz previamente hidratada.
  • Colocar una cucharada generosa de masa, aplanar un poco y colocar al centro una rebanada de queso y las rajas de poblano.
  • Doblar cada lado de la hoja hacía el centro, hasta tenerlo cerrado.
  • Doblar enseguida cada punta al centro, hasta tener una especie de paquetito cuadrado (es la forma que servimos en la cena, los tradicionales, solo se dobla la punta más angosta hacia el centro). Reservar.
  • Una vez que tenemos todos los tamales, los colocamos en una vaporera, a que se cocinen por una hora.
  • Cuando los tamales se despegan de la hoja, es que están hechos, si notan que se pegan un poco, dejar cocer unos minutos más (5-10)  a un fuego más bajo.



Acompañantes 

  • Chile rojo serrano cortado en julianas finas (En su defecto, sino lo encuentran fresco como yo, del otro lado del charco...hilos de chile secos, como los que usamos en la cena). 
  • Crema fresca/ Crème Fraìche. 
  • Puré de espinacas: Un manojo de espinacas, salteadas con cebolla, un poco de aceite de oliva, sal y pimienta, procesar con 50 ml. de crema para batir.

 





Estos tamales son especiales por muchas razones, eran los favoritos de mi Padre, y solo se hacían para él y para mi,  en casa (los demás son terriblemente carnívoros).  Y fueron uno de los elegidos para la cena otoñal  de "La Granja de Rústica con Botas", que celebramos hace unas semanas.

El tiempo pasa volando, o quizás somos nosotros los que estiramos a placer el tiempo, según nuestras sensaciones a través del mismo.  Hace más de un año, Niall (La granja Gourmet) , me hizo una pregunta sencilla y directa, ¿Sería posible una cena para la Granja?

No tengo que decirles que de inmediato dije sí, no sabía de lo que se trataba, ni de lo que Niall, estaba realmente proponiendo, pero la idea de crear algo y desarrollarlo desde cero, me entusiasmaba tanto que no quería, ni veía un no, como algo posible, era más que un reto, un sueño que se presentaba como realidad y una oportunidad para crecer.  Durante unos meses dimos vuelta a la idea, y poco a poco fue tomando forma.

 Lo primero fue la comida, Niall y yo coincidimos sin dudar  en Raúl (El oso con botas).  Después de obtener un sí, lo demás para mi era más sencillo.  Claro que no contaba con que Raúl, me iba a proponer meter las manos a los fogones  junto a él, para mi eso era no solo un sueño, sino un aprendizaje en todo sentido que no iba a perderme por nada y una vez más me lance al ruedo.


Los meses fueron pasando,  fuimos afinando el concepto de la cena, tras muchas juntas, ires y venires, crear las invitaciones, el ambiente,  la decoración, la fotografía, los detalles que hicieran de ese momento algo para recordar.  Encontrar un lugar que acunara los tres conceptos de la Granja, El oso y Rústica no fue sencillo, pero al final logramos dar con un lugar hermoso.  Llego la fecha de mi viaje a España, una vuelta ansiada hacía  mi segundo hogar que tenía pensado hace mucho  y que definió la fecha de nuestra cena, que luego como algunas cosas más fueron cambiando.

El resto fue totalmente natural, tocando tierras madrileñas, cada momento fue tomando su sitio, como si cada lugar, cada sensación, cada ingrediente estuviese de antemano puesto para nosotros.  Los tres salimos de compras, compartimos la cocina de "El oso con botas",  buenos momentos, creando y cocinando con cariño e ilusión para recibir a nuestros invitados y agasajarlos como lo haríamos con nuestros seres más queridos.  Las cuatro recetas que hice para la cena otoñal, las  iré compartiendo durante estas semanas, una de ellas el "Aguachile" ya lo tienen aquí,  y me restan dos más para disfrutar por Rústica junto a ustedes, el plato fuerte y un postre.

No tengo más que agradecer a la vida, tantas cosas bonitas y aprendizaje que he tenido en esta vuelta a España, las personas que estuvieron con nosotros durante la cena, almas preciosas, llenas de cariño, inolvidables para mi.  Mis viejos amigos,  sus sonrisas, las escapadas innombrables, esos nuevos amigos y amigas que son familia del corazón y  que se han venido conmigo en la maleta de la vida.

Agradecer infinitamente a Raúl,  un hombre lleno de detalles, de quien he aprendido en todo sentido, dentro y fuera de la cocina, un gran Chef, pero sobre todo una persona maravillosa.  Y por supuesto  a mi "Jefe", Niall, sin él, nada de todo esto, hubiese sido posible, para él, todo mi cariño, lealtad  y agradecimiento siempre.  Una de las mejores personas que he conocido, como diría el Abue, un "tipazo", honesto, generoso, coherente y lleno de humanidad.

Gracias también a ustedes, detrás de la pantalla, que están ahí, acompañándome a través de todo este tiempo en Rústica, soy muy afortunada.  Espero que tengan una semana llena de buenos momentos, pero sobre todo de la mejor vibra posible para cada uno!!

18 comentarios

  1. Como siempre, un plato exquisito en tu cocina. Y una bonita experiencia que contada por ti es aún más bonita. Feliz semana Mayte.

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas que no se olvidan, sabores que siempre estarán presentes. Bastará con un olor, un sabor, una fotografía para recordarlos. Gracias por compartir la receta de este plato que tuve la suerte de degustar. Papasito.

    ResponderEliminar
  3. OOhhhhhh gracias por traer este paso a paso...Estas imágenes llenas de no sólo sabores, de recuerdos, de encuentros, de abrazos y besos, de mimos y delicadezas, de muchas sensaciones que se prolongan a través del tiempo...
    Siempre MAyte, siempre Diosa ;-)

    ResponderEliminar
  4. QUE RICOS LOS TAMALES, solo los he probado una vez, pero me parecieron ta especiales y distintos de lo que acostumbro a comer, que se grabaron en mi memoria.
    QUERIDA MAYTE, que bien que pisaras tierras españolas, y que disfrutaras de tan buenos momentos que ya se han grabado en tu destino,.
    Por cierto, me gustaría estar también en LA MALETA DE TU VIDA... puedo???
    MIL BESOS :)))

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso Mayte!!!! Un post precioso lleno de cariño q deja ver la PERSONA q eres. Todos hemos sido felices de contar contigo del modo q haya sido... como te dije fue breve pero el peso del momento se digiere con el tiempo. Nada de perder la magia por REALIDARNOS... todo lo contrario. A mi me hizo crecer el deseo de mas. Mas Rustica, mas México, más Mayte.
    Sobre los tamales sabes q los haré....he quedado seducida again!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita experiencia Mayte. Os seguí a través de las redes y ya me di cuenta que sería algo especial, de lo que perdura en el corazón.
    Gracias por compartir las recetas ;)
    Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Buena receta y ya me entere que estabas en Madrid y ese mismo finde yo tambien estuve en un encuentro de blogges en Madrid.No tengo ninguna duda de que fue divino,sublime y con mucha mucha buen y sanas "vibraciones".Creo que tu piensas como yo lo mejor de este mundo "las personas que lo componen"
    me alegro mucho por ti
    Buena semana
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Me dan una envidia... Tuvo que ser estupenda esa cena y compartir con tanta gente con la que compartimos momentos virtuales. Por cierto, una mesa realmente bonita. Veo mucho tu mano...

    Sobre los tamales... A ver si tengo el valor de hacerlos, porque en casa la comida mexicana y, sobre todo, los ingredientes de México nos encantan. Creo que un cachito de tu país, sin haberlo visitado (aún) corre por mi sangre. No tengo la menor duda.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Qué entrada más maravillosa, de las que vas leyendo y se te va quedando una sonrisa dibujada y luego piensas: " Pero si tú no estuviste, y mira cómo has disfrutado leyéndo "
    Qué cosas casuales hay en la vida, esta mañana revisando la verdura para ver qué hacía falta, ví la piña de millo y pensé, esas hojas están preciosas para hacer tamales....y ahora vienes tú con éstos. Eso va a ser una señal ¿no te parece? aunque tenga que acomodar ingredientes a los del lugar.
    En fin, mi niña, apapachos varios que me voy contenta con todo lo que contaste, y vi. Porque vivan tus fotos !!!

    ResponderEliminar
  10. qué maravilla Maite, me encanta la receta y me encanta lo que nos cuentas de esa supercena, bsss

    ResponderEliminar
  11. Lo cerquita que estuvimos ese fin de semana y no nos vimos! La cena estuvo genial, lo sé porque los que asistieron solamente cuentan maravillas. Un post precioso. Espero que disfrutaras durante tu estancia en nuestra tierra.
    El plato, delicioso, como siempre.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  12. Que preciosas fotos Mayte, hablan por si solas. El plato me parece maravilloso y esa cena debió ser muy especial.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué ideal todo Mayte!. Que cena tan bonita, y esos tamales son increíbles......¿sabes que cuando voy a Madrid ceno en un Mexicano que se llama Maria Bonita?...me encanta la comida de tu tierra....qué pena no haber estado en Madrid para achucharte un rato....mientras tanto volveré a ver las fotos y a babear un poco mas.
    Un besazo linda....me alegro que las pasaras tan bien.
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  14. Mi niña, me quede a muchos kilómetros, pero estas receta harán que imaginar todo lo que salío de las manos de Raul y las tuyas.

    Mil gracias por la receta, y sobre todo por ponerla en cristiano!!
    Besos mi linda.

    ResponderEliminar
  15. Seguro que fue un lujazo disfrutar de esa cena, Maite. Fotos preciosas, como siempre y una receta que me ha encantado.
    Deseando ver las demás recetas. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Cuando probé el tamal sabía que me estaba transportando a tu tierra y a su maravillosa gastronomía, pero después de leerte y saber el gran valor sentimental que tiene para ti esta receta todavía te engrandece más (si se puede) que la hayamos probado y que forme parte de nuestro recetario. Benditas manos!
    Un millón de gracias!
    Buena vibra!

    Noelia - Petite Recette

    ResponderEliminar

Instagram

2011- © RÚSTICA | Todos los Derechos Reservados
Términos y Condiciones| Política de Cookies